sábado, 10 de agosto de 2013

12.3. ¿PASAN CINCO MINUTOS SIN PENSAR EN SÍ MISMOS?



12.3. ¿PASAN CINCO MINUTOS SIN PENSAR EN SÍ MISMOS?

 Alegando lo que padecemos nos enfrentamos contra Dios queriéndolo vencer, buscando la manera de imponernos y de prevalecer sobre Él, incluso cargamos contra Dios enojados diciendo tener razón y estar justificado nuestro reclamo.

 Acá es donde tomamos conocimiento de la Bondad y Generosidad de Dios, pero es donde las almas se enloquecen celosas de sí y perecen de envidia viendo que otras mas humildes y sencillas, son beneficiadas o amadas por Él. No vemos que lo único que tenemos es soberbia, orgullo, amor propio, veneno de maldad que estamos siempre dispuestos a vomitar sobre Dios y otros porque no logramos ser adorados.

 Si nos es insoportable vivir, no es porque Dios nos castigue así, los rebeldes, caprichosos, obtusos, rengados y desamorados que hierven de maldad somos nosotros, Dios quiere Salvar, Él nos Quiere Librar, pero, no queremos perdonar, no deseamos renunciar, no nos importa nada de nada, ni de nadie, no hacemos otra cosa mas que pensar en nosotros mismos y lamentarnos.

 Nos miramos con pena, lástima, autocompasión, enfureciéndonos porque no somos conformados, enloqueciendo de maldad porque deseamos dominar a Dios, doblegarlo, postrarlo, someterlo, vencerlo, prevalecer sobre Él y no lo logramos.

 La situación empeora cuando vemos que otros son amados por Dios, pues en vez de alegrarnos por ellos, somos como el adversario, nos envenenamos aun mas, nos llenamos mas de rabia, furia y bronca, debido a que no dejamos de lamentarnos por nosotros.

 Ver que Dios Ama y beneficia a otros, debería despertar humildad, ver la razón por la que no somos Bendecidos, para que podamos comprender que apestamos de orgullo, amor propio y soberbia, pero, obramos al revés, es decir, como el adversario, explotamos de furia renegando de Dios, aborreciendo el simple hecho de que Él Ama.

 Si otros son amados, conformados, bendecidos, beneficiados, etc., es porque Dios lo quiso, y si en este momento no nos toca, es porque lo desmerecemos con la brutalidad abominable en la que manifestamos que deseamos permanecer en tinieblas.

 Si Dios no quiere conformarnos, darnos el gusto o satisfacernos en los caprichos, hace bien, porque somos rebeldes, desamorados, egoístas ególatras que solo y siempre piensan en sí, además, no tiene obligación de conformar a nadie, no esta obligado ni siquiera a dar explicaciones a nadie, y menos a horrendas criaturas que apestan de orgullo, maldad, soberbia y que solo saben lamentarse egoístamente por sí.

 Si no nos obedece o no nos conforma Dios, hace bien, porque evita que seamos peores, nos enseña humildad, nos Revela El Verdadero Camino, y nos prepara para dones mayores a aquellas vanidades por las que nos desesperamos, preocupamos, angustiamos, etc.

 Considerar además, que en realidad no queremos lo que decimos querer, sino que lo esgrimimos como arma para desafiar y provocar a Dios, queremos usarlo para acusarlo porque la verdad es que estamos llenos de veneno y solo buscamos a Dios para pelear, y por ello siempre andamos en búsqueda de excusas para escupir veneno.

 No dejamos de producir veneno, es decir, odio, furia, maldad, deseo de venganza, etc., debido a que es realmente lo que queremos, o sea, deseamos odiar, queremos pelear, estamos podridos, no hemos perdonado ni nos interesa, entonces, por mas que nos quejemos de que es injusto lo que padecemos, tenemos lo que merecemos, lo que realmente buscamos y queremos, o sea, muerte, vacío, desolación, odio, furia y padecimientos.

 No podemos cosechar otra cosa mas que aquello que hemos sembrado, y no hay otra cosa en nuestro corazón mas que odio y deseo de odiar, somos rencorosos egoístas y desamorados que permanentemente buscan excusas para seguir odiando, pretendiéndose inocentes, queriendo ver y hacer ver que otros y Dios son responsables de sus dolores.

 Notar que no estamos ni queremos estar conformes nunca, debido a que nos domina el odio, desborda el veneno, nos ha ganado la podredumbre y corrupción, así es que odiamos y siempre encontramos excusas para seguir haciéndolo, y por mas que nos quejemos y digamos que Dios u otros son culpables, la verdad es que somos mentirosos que han llegado al colmo de la mentira, es decir, se creen sus propias mentiras perdiendo de esta manera por completo la noción de la realidad, hallándose inmersos en sí mismos.

 ¿Pasan siquiera cinco minutos sin que pensemos en nosotros mismos?, entonces, ¿Dios es injusto?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...